Oración poderosa a San Cipriano de protección total contra todo mal

San Cipriano es un santo dador de paz espiritual y calma para nuestras vidas, es realmente bonito lo que puede ser el poder celestial cuándo habrá grandemente en cada uno de nosotros. Consiguiendo nuestro bienestar físico y mental sobre todas las cosas. Prestando importancia, a la protección que necesitamos contra todo mal y que podemos lograr bajo una oración divina y poderosa en nombre de San Cipriano.

Es una oración, que te costará algunos minutos, pero realmente las grandes obras que recibirás, hacen que tu vida no tienen comparación con ninguna otra cosa. Sin embargo, deseo, que te vaya lo mejor que se pueda porque quiero que seas bendecido en tu vida.

Poderosa oración milagrosa San Cipriano para conseguir la protección contra todo mal

Es hermoso contar con el poder celestial, incluso cuando más lo necesitas. Es decir, en esos momentos de angustias o tristezas que te puede estar ocasionando el mal que quiere quitarte la paz. Por ello repite esta oración a San Cipriano para lograr una protección total, en la siguiente plegaria:

 

Santísimo, seguidor del señor,

San Cipriano bendito,

Intercede por nosotros,

En nombre del espíritu divino.

 

Para conseguir,

Protección total para este,

Humilde creyente servidor.

San Cipriano vengo,

A implorarte que me regales,

Tu valiosa ayuda para mi vida.

 

Para que despejes del hogar,

Toda la mala energía,

Y fuerzas del mal levantada por envidia,

Lo que pueda estar afectando,

A nuestra paz y tranquilidad.

 

Deseo conseguir la protección total,

De tu hermoso poder,

Para que me acompañe Día tras día,

En este camino que se llama vida.

 

Igualmente le haga saber,

A nuestro Dios Todopoderoso,

Que necesito de su hermosa presencia,

En mi hogar para que estemos,

Protegidos y salvos en su,

Misericordioso amor infinito.

San Cipriano libéranos,

De cualquier espíritu maligno,

Rodeándonos y queriendo ver,

Qué fracasamos y nos alejamos,

Del camino del Señor.

 

Entregamos nuestro corazón a ti,

Para sentirnos fuertes,

Ante cualquier amenaza,

Qué quiere atacarnos y debilitarnos.

 

Asimismo, cuida de nuestra salud,

De la fuerza emocional que necesitamos,

Igualmente, para estar estable,

Y pensar con claridad.

 

De la misma forma,

Me encomiendo a tu poder,

Para conseguir discernimiento,

En la cantidad justa,

Qué necesita mi vida.

 

Cantare eternas alabanzas,

En nombre de tu poder,

Quien me ha salvado,

Y protegido en todo momento.

 

Igualmente,

Pido que realices plegarias,

Por nuestras almas,

Para que sean alimentadas,

Por el poder divino del Espíritu Santo.

 

Ya que la gracia del todopoderoso,

Siempre está dispuesta,

A estar en nuestras vidas.

 

Para que podamos compartirlas,

Y juntos como hermanos caminemos,

Por los caminos hermosos,

Qué tiene preparado nuestro señor,

Para con nosotros.

De igual forma,

Perdónanos por nuestros,

Pecados qué hemos hecho,

Sin intención de hacer daño,

a alguien que incluso no se lo ha,

merecido.

 

Pido tu perdón,

Y el de las personas,

Con las que he actuado mal.

Para poder estar en paz,

Y en protección,

De tu santo poder.

 

Encarecidamente,

Me dirijo igualmente,

Al obispo el campo mayor,

Quien busca liberarnos,

De cualquier magia negra,

Que pueda estar atacandonos.

 

Tu poder es muy grande,

Y está bajo la gloria,

De Dios nuestro Señor.

 

Quién te ha dado la oportunidad,

De castigar a todos,

Los que actúan mal,

Y le fallan al Señor.

 

Igualmente Tú siempre estás dispuesto,

A darle la mano al más necesitado,

Por ello yo estoy suplicándote,

que me regales la protección:

 

Sobre mi hogar, mi trabajo,

Mis estudios y en general sobre la vida,

De mis seres queridos.

Gracias por darme la libertad,

Qué necesito lejos del mal,

Y acompañándome,

Ya que solo,

No podría seguir.

 

Finalmente declaró,

que asimismo estoy a salvo,

En tu confianza.

 

Perdonado por mis pecados,

y que has intercedido por mí,

Ante el todopoderoso.

 

Amén

 

¿Por qué encomendarnos al poder divino?

Si has visto en este día a tu alrededor, te habrás dado cuenta de que existen cosas hermosas en todo el mundo desde el color del cielo hasta el verde puro de las plantas. Pero muchas veces los momentos difíciles que son ocasionados por el mal no nos dejan ver más allá de nuestras propias narices, dejándonos ahogar por los problemas qué podemos tener o la tristeza en nuestro corazón.

El poder divino siempre nos ayudara, en ningún momento nos dejara solo y siempre nos prestara las manos para sacudirnos y levantarnos nuevamente como un buen amigo fiel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir